Altitud

Vamos a explicar como debido a la altitud, la temperatura cambia, el clima se vuelve se vuelve hostil, disminuye el oxígeno; una vez comprendas por qué ocurre todo esto, entenderás e incluso podrás idear estrategias para protegerte durante los imprevistos adversos.

¿Qué es altitud?

En palabras simples, altitud es la altura de un sitio específico respecto al nivel del mar. Es decir, la distancia perpendicular que hay en metros, desde el nivel del mar, hasta un lugar determinado. Es por este motivo, que cuando hablamos de altitud, se suele decir que el Everest se encuentra a 8.848 metros sobre el nivel del mar y de forma simplificada, esto mismo se suele escribir de la siguiente manera:

Altitud del Everest = 8.848 m.s.n.m

Donde m.s.n.m. significa metros sobre el nivel del mar.

¿Por qué es importante la altitud?

Porque la altitud te afecta directa e indirectamente cuando estás en la montaña; pues está afectando considerablemente el entorno en el que te encuentras, la temperatura, el oxígeno, el clima. Esto hace que debas realizar ajustes cuando realizas actividades cotidianas como caminar o cocinar.

Disminución de la presión del aire

Blaise Pascal demostró en Francia, que a medida que se incrementa la altitud, disminuye al presión del aire. Esto lo logró demostrar, midiendo la presión del aire con un manómetro de mercurio, tanto en la base y como en la cima del monte Puy de Dôme.

Con el tiempo se ha comprobado que la presión disminuye rápidamente a bajas altitudes y lentamente a grandes alturas.

En varios estudios, se ha demostrado que la presión al nivel del mar es en promedio de 1.013 milibares; mientras que a 5.575 m.s.n.m es de 500 milibares. Sin embargo, después de esta altura, la presión va disminuyendo más lentamente; en el caso del Everest por ejemplo, en la cima la presión ronda los 337mba.

Un concepto que debes conocer cuando vas a grandes picos nevados, es que la presión se expresa con mucha frecuencia en milibares y también en kilopascales; felizmente, la relación que hay entre estas medidas es muy sencilla:

1 kPa (kilopascal) = 10 mbar (milibares)

Presión atmósférica en la alta montaña, en cifras

6.000 msnm = 354 mmHg = 47,2 kPa = 472 mbar

7.000 msnm =308 mmHg = 41,1 kPa = 411 mbar

8.000 msnm =267 mmHg = 35,6 kPa = 357 mbar

8.848 msnm = 253 mmHg (milímetros de mercurio) = 33,7 kPa = 337 mbar

La altitud, la presión y la cocción de alimentos

A nivel del mar, el agua hierve a los 100°C. Cuando los científicos han colocado a hervir agua a una presión de 400 kPa (4 veces mayor a la presión atmosférica al nivel del mar); han descubierto que el agua hierve a 144°C.

Esto ocurre porque la temperatura le transmite energía al agua y cuando ésta alcanza cierto nivel de energía; supera a la presión atmosférica… y se evapora. Cuando la presión es mayor, requiere más energía para evaporarse, porque el agua está en un estado que llamamos de líquido comprimido (, levemente comprimido, pues el agua se comprime muy poco. Es por ello que a una presión de 4.000 mba (400 kPa), el agua se mantiene líquida, a pesar de que ha alcanzado los 100°C.

Este es el principio bajo el cual opera tu olla de presión: el agua se mantiene líquida a mayor presión y mayor temperatura. Y gracias a esto, en una olla de presión, logras ablandar alimentos como la carne y los fríjoles; es decir, los cocinas rápidamente cuando están bajo mayor presión y temperatura.

¿Qué ocurre en la alta montaña, donde la presión atmosférica es menor?

La baja presión hace que el agua hierva a una temperatura menor. Es por ello que a 3.000 m.s.n.m., el agua hierve a 90°C; a 3.600 m.s.n.m., hierve a 85°C. Así que lo primero que deberás tener en cuenta; es que a mayor altitud, vas a requerir una proporción de agua un poco mayor a la que añades cotidianamente al mismo platillo.

Pero esto no significa que se cocine la comida más rápido. En esta situación tendrás que hacer lo opuesto al caso que te explicamos de la olla a presión; para cocinar la comida deberás prolongar el tiempo de cocción, ya que el agua se evapora muy rápido… el agua no alcanza grandes temperaturas… y al cocinar a menor temperatura, deberás demorarte más tiempo.

La altitud y la temperatura ambiental

Cuando subimos la montaña, ¿no debería hacer más calor ya que estamos más cerca del sol? Esta es una excelente pregunta y te la vamos a responder rápidamente.

Distancia relativa al Sol desde la cima de la montaña

En primer lugar, la distancia del Sol a la Tierra es muy grande; así que el subir a una montaña, es realmente un cambio prácticamente insignificante, respecto a la distancia a la que nos encontramos del sol.

Densidad atmosférica

Entre más alto estás, hay menor gravedad y por ende, hay menor densidad atmosférica. Dado que hay menor densidad, la presión atmosférica también disminuye.

En palabras simples, el vapor del agua caliente que va subiendo montaña arriba… sube con su calorcito… pero a medida que se eleva, se encuentra en un ambiente con menor presión atmosférica; debido a ello, las moléculas comienzan a dispersarse; a alejarse unas de otras y durante ese proceso pierden energía.

En términos técnicos, la disminución de la presión atmosférica genera a su vez una separación entre los componentes del aire; que visto desde el punto de vista físico, es una expansión que no es gratis. Requiere de un pago energético que en este caso es térmico. La materia en general vibra y los componentes del aire sacrifican su vibración individual para separarse unos de otros; y en este caso, sacrifican la vibración térmica.

Radiación ultravioleta

Adicionalmente, la radiación ultravioleta que incide; es decir, que llega a través de la atmósfera en dirección vertical hacia la tierra, golpea las partículas que hay en el suelo, las cuales absorben la radiación y se relajan transmutándola; convirtiéndola en forma de ondas infrarrojas, también llamadas ondas térmicas; es decir, en calor.

Debido a la mayor densidad del aire al nivel del mar, este calor se transfiere con facilidad, pero en la montaña donde hay menor densidad y el aire tiende a separarse, esta energía se pierde rápidamente.

El efecto térmico del vapor de agua

Te ha pasado que has ido a la playa; la noche anterior ha llovido; eres consciente de que ha amanecido, pero está nublado… y sin embargo, a pesar de lucir como un día frío, ¿sientes bochorno?, o sea que ¿sientes un calor terrible?

Lo que ocurre es que el aire se hace más denso sobre el nivel del mar y entre más cerca está del centro de la Tierra, posee mayor cantidad de vapor de agua. Pues resulta que el vapor es un excelente conductor energético. Es por ello que la energía térmica, al nivel del mar, se transfiere con mayor facilidad, creando la sensación de calor; en cambio, cuando estamos en la cima de la montaña, no hay suficiente vapor para transferir el calor. Por este motivo, la sensación térmica en la cima de la montaña es también fría.

Sensación térmica

Finalmente, entre mayor sea la altitud, las corrientes de aire son más fuertes; y estas corrientes de aire, generan un efecto térmico, en el que sientes la temperatura del aire más fría de lo que está. A esto se le conoce como: índice de sensación térmica.

Dado que este tema tiene mucha importancia para los alpinistas; realizamos un artículo que explica qué es, como te afecta y cómo te puedes proteger de este efecto.

¿Por qué hay cambios drásticos de temperatura en la alta montaña?

Lo que ocurre es que cuando no hay nubes ni viento; los rayos del sol entran directamente y generan calor; al punto en que puedes estar en una montaña, a 5.000 m.s.n.m. y andar en camiseta.

Sin embargo, a grandes alturas, también se presentan cambios de corrientes de aire repentinos; y en cuestión de minutos, el cielo se cubre de nubes y sopla viento frío; ambas cosas hacen que la temperatura disminuya a gran velocidad y de paso, debido al efecto del índice de sensación térmica, te enfriarás rápidamente. Es por ello que es tan frecuente en la alta montaña, que camines 15 minutos en camiseta y de pronto tengas que ponerte rápidamente una chaqueta térmica, encima una chaqueta rompevientos, guantes y pasamontañas.

Hipoxia, mal de altura, mal de montaña o soroche

Como habrás escuchado en muchas ocasiones, entre mayor sea la altitud sobre el nivel del mar, menor es la cantidad de oxígeno que hay en el aire. Esto ocurre porque la presión atmosférica disminuye y por ende, la densidad del oxígeno en el aire, también disminuye.

Cuando por alguna razón descienden los niveles normales de oxígeno que hay en tu sangre, comienzan a presentarse unos síntomas a los que llamamos mal de montaña o hipoxia.

La hipoxia comienza a identificarse con síntomas simples y si se le da un manejo adecuado a tiempo, no pasará a ser más que un simple malestar; pero si se deja evolucionar, puede convertirse rápidamente en algo tan delicado, que puede llevarte a una mejor vida.

Como este es un tema fundamental para el alpinista; decidimos realizar un artículo especializado donde hablaremos únicamente del mal de alturas.


Volver a los temas principales